Ventajas de los mercados municipales

Como cada sábado por la mañana (parece que los sábados por la mañana es el día predilecto de todo el mundo para hacer la compra), me dirijo a hacer la compra de la semana.

Pero no me dirijo, como mucha gente, a una gran superficie a comprar de todo en el mismo espacio. Me gusta ir a los mercados municipales o plazas de abasto a mis tiendas preferidas.

Allí tengo todo lo que necesito para llenar mi despensa de los productos perecederos, o productos frescos de buena calidad para hacerme una ensalada de col lombarda o una macedonia de frutas.

Mercancía fresca en los mercados municipales

Porque ¿a que no es lo mismo el tomate que se vende en cualquier supermercado que el que se vende en una frutería de confianza?

Pues eso es lo que me pasa a mi con todos los pescados, carnes, vegetales y hortalizas que compro. Que no me gustan nada la pinta que tienen.

Por eso os voy a dar mi opinión acerca del tema y a relataros unas cuantas ventajas de comprar en los mercados municipales o locales:

  • Tienen unos productos cultivados localmente que son más frescos. Cualquier producto que compres en el supermercado o en una gran superficie ha estado en tránsito o almacenado en frío durante días o semanas, sin embargo, lo productos locales se exponen en el mismo día de su recolección. Esa frescura no sólo afecta al sabor de los alimentos, también afecta al valor nutricional que disminuye con el tiempo.
  • Los productos saben mejor. Sí, al venir directamente de la huerta, el sabor es mucho mejor, no ha estado refrigerado.
  • Al tener menos manejo y manipulación, los productos no tienen que exponerse al transporte agresivo. Esto significa que vas a conseguir manzanas tan maduras que casi las puedes coger directamente del árbol. Y claro, el sabor es mucho mejor que las rellenas de gas para su transporte y conservación.
  • Comprar en mercados locales contamina menos, ya que no es necesario un transporte tan largo.
  • Al comprar productos locales, sólo compraremos los que hay en cada temporada, con la máxima calidad y garantías. Así estaremos comiendo alimentos justo cuando se dan, que son más abundantes y menos caros.
  • Tendremos más variedad. Cuando un granjero produce alimentos que no viajarán largas distancias, tendrán una vida útil más corta, y seguro que se anima a variar sus cultivos con diferentes frutas y verduras que probablemente nunca haya en un supermercado grande.
  • Al comprar en mercados municipales le estamos dando apoyo a los proveedores locales y al desarrollo de la tierra responsable.

Hay muchas más razones para comprar en un mercado local, pero nunca lo sabrás si no vas.